– Reflexiones sobre las elecciones con el Análisis Transaccional.
La pregunta de algunos es saber si el análisis transaccional es una teoría que también se aplica al nivel Social. Para dar respuesta a esta pregunta vamos a analizar con el Análisis Transaccional las actuales elecciones y hacer una hipótesis de resultados.

Analizamos los hechos.
Después de ocho años de poder, el Partido Popular perdió unas elecciones que todo indicaba que ganaría. La razón de este fracaso es el temor de su líder a la reacción del electorado frente a un atentado perpetrado por el terrorismo islámico.
La lógica de los dirigentes del PP fue el siguiente, si la autoría es de ETA el pueblo estará de nuestro lado y ganamos las elecciones.
Si la autoría es islamista el pueblo castigará nuestra implicación en la guerra de Irak. Nuestra hipótesis es que sin esta tentativa de manipulación, el Partido Popular ganaba las elecciones.
Pero la solución elegida por el Partido Popular fue intentar manipular la realidad, para no desacreditar y salvar su líder. En consecuencia Mariano Rajoy pierde las elecciones por una falta cometida por J. M. Aznar, y los españoles heredan cuatro años de crispaciones. Durante este tiempo Rajoy acepta interpretar el papel de Profeta de mala augurio diseñado por su partido, con el objetivo de recuperar el poder y los analistas se preguntan cual es la verdadera personalidad de Rajoy. En realidad Rajoy no es un personaje con ambición personal, es un soldado que cumple las órdenes del general venerado (J.M Aznar ). En términos de referencia a la obra Antigona de Sófocles, Rajoy es un “Creonte” porque valora las normas por encima de las personas.
El pueblo elige a Zapatero, con la condición de no defraudarlo. De este modo empieza la legislatura y se empeña en cumplir sus compromisos mientras que Rajoy inicia la oposición con la estrategia siguiente:


Figura

1. Rajoy desde del Padre crítico :
Us. no es de fiar, us. es un mentiroso.
Mensaje psicológico: Yo soy + , tu eres – y tus argumentos —

2.  Zapatero desde el Adulto:
Apela a la responsabilidad política para no falsear los hechos.
Mensaje psicológico: Yo soy +, tu eres + y tus argumentos —

Pero la finalidad de las posiciones del Partido Popular es de transferir al otro su posición, el mensaje es transmitir que Zapatero es un “mentiroso”. La otra parte de la estrategia utilizada por el PP es el “double bing”. Por ejemplo, una madre ofrece dos corbatas a su hijo, una azul y una roja. Al día siguiente el chico se pone la corbata azul y su madre le dice que porqué no se ha puesto la roja. Al día siguiente se pone la roja y su madre le dice: “Ya sabía que no te gustaba mi regalo”. Así al tercero día el chico se pone las dos corbatas y al verle su madre le dice: “Estás loco poniéndote dos corbatas”. Ninguna opción realizada por Zapatero es buena ni siquiera cuando coinciden con las opciones sugeridas por el PP en materia anti-terrorismo.

En algunas tertulias los periodistas que profesan la objetividad, reaccionan y se indignan porque creen que los diputados del Partido Popular defienden posiciones reales. Se indignan pero lo más importante para la oposición del Partido Popular es que ellos cumplen su función de difusión de tesis sobre conspiraciones de traición a la patria. Y durante estos cuatros años los diputados populares, con una eficacia destacada, han utilizado siempre la misma técnica dialéctica: desvalorizar el liderazgo de Zapatero, con el objetivo de sembrar la duda entre los votantes del Partido Socialista.
En términos de Análisis Transaccional la posición del partido popular es la siguiente. Posicionarse en Padre crítico y acusar al otro de sus pecados, es decir tratarlo de mentiroso, hace cuatro años hubiera parecido una posición de chiste. Pero a día de hoy, después que otros partidos de la oposición hayan recurrido estratégicamente al mismo argumento para sus intereses, la etiqueta de “mentiroso” es Zapatero quien la tiene y J. M. Aznar es un ex líder que goza de prestigio internacional hasta el punto de que el propio Zapatero defiende el honor. La inteligencia de la estrategia del PP es utilizar el respeto de Zapatero hacia al contrario para desprestigiarlo. Así Zapatero parece ignorar la falta de lealtad y las críticas del Partido Popular y piensa que su gestión por sí sola avalará los motivos para su reelección.
Si repartimos la población en referencia a cómo se percibe el nivel económico, podemos distinguir cuatro posiciones de base.

Yo soy + y tu eres + los demás son +
Yo soy + y tu eres + los demás son –
Yo soy – y tu eres + los demás son –
Yo soy – y tu eres + los demás son +

(Las descripciones que vamos a desarrollar solo tiene valor de tendencia.) Yo soy + y tu eres + los demás son +, la gente que tiene esta posición a nivel social en general son de tipo progresista. Algunos ejemplos de profesiones en las que encontraríamos fácilmente esta posición, son los científicos, artistas, periodistas y la mayoría de políticos de izquierda etc. (Hay algunos políticos de derecha con este esquema, pero en general se quedan fuera de las listas o acaban dimitiendo). Sin embargo, independientemente de cualquier profesión, se trata de personas adeptas al altruismo social y cuando tienen un papel social tienden a no utilizarlo para tener poder sobre los demás.

El inconveniente de esta posición es que toman sus deseos por la realidad, y creen que al final siempre ganan los buenos.Yo soy + y tu eres + los demás son —, la gente que tienen esta posición al nivel social en general es conservadora. Es más fácil encontrar esta tipología en puestos de dirección o empresarios de éxito. Personas con un complejo de superioridad se pueden encontrar en muchas profesiones y en cualquier partido político aunque en general son adeptos a las políticas de derecha (Los políticos de izquierda con este esquema terminan su carrera con la corrupción). Los adeptos de esta posición creen que son genéticamente superiores a los demás, así son ellos los que tienen los mejores capacidades para gestionar el poder, y se presentan al pueblo como sus salvadores, y orientan la envidia y el odio hacia algún colectivo que un día pueden ser los emigrantes, y otro día los nacionalistas, pero mañana si es necesario los integristas católicos que les apoyan.

El inconveniente de esta posición social es que principalmente es sinónimo de competición para conseguir más y más sin tener en cuenta el entorno ecológico o humano. De esta forma, el capital queda en manos de una minoría mientras que la mayoría aspira disponer del mínimo para vivir.Yo soy – y tu eres + los demás son — . La gente que tiene esta posición social son una parte importante de la población que cree que la felicidad depende esencialmente de su posición económica. Son progresistas en situación normal, pero en período de crisis real o virtual una parte de ellos se vuelven conservadores y buscan la seguridad de un líder fuerte. El inconveniente de esta posición es que son vulnerables a la manipulación. Así los gobiernos se hacen o se deshacen en función de sus percepciones de la realidad.Yo soy – y tu eres + los demás son + .

 La gente que tiene esta posición social son gente que busca seguridad en un líder fuerte que les dictan unas normas de vida y les protegen de los que les quitan oportunidades o se apartan de las normas, es decir mujeres trabajadoras, inmigrantes, nacionalistas, homosexuales, etc.Durante cuatro años, Zapatero ha gobernado con el objetivo de no defraudar a sus votantes, pero su negativa a no reaccionar frente a las constantes desvalorizaciones de la oposición de la derecha le perjudica ahora. Y su talante, es decir su tendencia a obviar el conflicto, facilita la proyección de sus adversarios para tratarlo como un líder débil y sin rumbo. Pensamos que el hecho que la oposición le culpe de todos los problemas, sean las fluctuaciones de la economía mundial, la inmigración, la violencia de género o los atentados de ETA, ha cuajado en una parte de su electorado, que se quedará en casa con la certeza de que todos los políticos son iguales de mentirosos.Todas estrategias tienen un punto débil que es la siguiente, para ser eficaces tienen que ser inconscientes. De ahí el problema que ha supuesto la divulgación de la estrategia para las elecciones del 9-M que el secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga desveló al diario británico Financial Times. “Nuestra estrategia se basa en sembrar dudas (por medio de desvalorizaciones) en los votantes socialistas, sabemos que nunca nos van a votar, pero si logramos crear suficientes dudas sobre la economía, la inmigración y los nacionalismos, quizás se queden en casa”, arguye.

Cambiar una dinámica de cuatro años en dos semanas de mitings es difícil, porque cada vez que se reacciona con vigor contra los perseguidores, ellos se presentan a sí mismos como victimas. El esfuerzo de los políticos socialistas por contrarrestar esta desvalorización permanente parece surtir efecto durante la actual campaña electoral según indican los sondeos pero cualquier información que genere inseguridad económica o un atentado reduciría a nada esta tendencia. En este caso, no sería sorprendente que el Partido Popular gane las próximas elecciones aunque sin mayoría absoluta. Conviene no olvidar que la actuación del Partido Popular ha pretendido salvar la imagen de su ex líder, José Maria Aznar, y la falta de autocrítica le ha alejado de los electores centristas, por lo que su estilo de oposición hace imposible pactar con cualquier otro partido, y en cambio un Zapatero, ahora menos idealista, pactaría y gobernaría. Ahora que el soldado Rajoy ha cumplido su misión, que era lavar la imagen de su general, tendremos una nueva legislatura con menos crispación y descubriremos quizás un nuevo Rajoy, menos radical, liberado por las urnas del precio de su designación a dedo. Pero algunos /as de su propia fila no le pondrán las cosas fáciles para cambiar de estrategia.

Jean Claude Frappant
Psicoterapeuta en Análisis Transaccional